La Plataforma contra los megacruceros reitera la necesidad de establecer una moratoria

11 de octubre de 2019

Comunicado en respuesta a las declaraciones del presidente de Puertos del Estado afirmando que no se puede limitar llegada de cruceros.

Parques naturales, reservas de la biosfera, monumentos históricos de interés cultural… Hay bienes que, por su valor ambiental, cultural, histórico o social limitan la afluencia masiva de visitantes concentrados en un mismo momento, precisamente para preservarlo.

La UNESCO y la Organización Mundial del Turismo reconocen el concepto de capacidad de carga turística, como posibilidad biofísica y social que tiene determinado lugar para permitir un determinado flujo de personas mientras realizan una actividad turística, sin malograr el entorno y el adecuado desarrollo de la vida cotidiana del espacio.

Desde la Plataforma contra los Megacruceros pensamos que nuestra ciudad merece contar con los estudios necesarios para determinar los impactos de una realidad sobre la cual hay indicios más que suficientes de su carácter nocivo sobre nuestros valores ambientales, históricos y sociales. Por eso pedimos una moratoria para parar la contratación de nuevos cruceros.

Con los resultados de los estudios, que se realizarían durante la moratoria, proponemos hacer un pacto social para establecer la capacidad de carga de cruceros que puede soportar la ciudad. Esta decisión no se puede dejar a “la voluntad de las navieras” ni ser sustituida por una poco probable “autoregulación” por parte del gremio, como propone el presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Encina. La voluntad de los ciudadanos de Palma tiene que ser tenida en cuenta. El bien común, como por ejemplo el derecho a respirar un aire verdaderamente libre de toxicidad, tiene que estar por encima de las ganancias económicas de una minoría.